Magui Olave habló tras ser reanimada tres veces

 

La cantante cordobesa Magui Olave habló tras el mal momento de salud que atravesó: “Me duermo con el miedo de no volver a despertarme”. La esposa de Matías Suarez se desvaneció en la calle tras tener un síncope y debieron practicarle RCP antes de llegar al hospital.

La artista sufrió a fines de agosto una descompensación severa mientras llevaba a sus hijos al colegio. Quedó inconsciente, sin pulso y sin respiración, por lo que debieron practicarle maniobras de RCP para que volviera en sí.

Tras los primeros pasos positivas para salir de su mal momento, la jurado de Canta conmigo ahora (eltrece) reconstruyó el episodio y explicó que continúa realizándose estudios para ver cómo responde su cuerpo después del síncope. Ya retomó las grabaciones del reality y este viernes volverá a los escenarios.

3YYQV3LOA5B5DMPHXYHZ44QUEY

Magui Olave y la reconstrucción del episodio

En diálogo con La Nación, la cantante expresó que “Venía cansada, con un poco de angustia y otras cosas que hicieron que colapsara”.

“Cuando subí al auto empecé a sentirme muy mal, con mucho dolor de cabeza y falta de aire. Llamé a una amiga para pedirle ayuda y me dijo que esperara, que ella iba a venir. Pero cada vez me sentía peor, con falta de aire y presión baja. La volví a llamar para preguntarle si le faltaba mucho y recuerdo que cuando corté, bajé la ventanilla del auto y me desvanecí”, continuó

“Me desperté en la ambulancia como queriéndome sacar la ropa porque me faltaba el aire”, recordó. Más tarde se enteraría que los primeros auxilios se los realizaron en la puerta de la escuela y que esperó 40 minutos una ambulancia.

“A medida que van pasando los días se me vienen algunas imágenes a la cabeza. Supongo que estoy rebobinando todo lo sucedido. Agradezco no recordar todo porque mi amiga me dijo que fue un momento horrible y la pasó muy mal”, señaló.

“Los médicos me dijeron que tuve un síncope, que mi corazón se frenó por unos minutos. Me hicieron un electro y encontraron una arritmia, pero el resto de los estudios me dieron bien. Ahora estoy conectada a un holter durante una semana para control y seguimiento, y me quedan algunos estudios por hacer. En principio quieren descartar que sea genético y que no me vaya a pasar otra vez”, advirtió.

Asustada, expresó: “Ahora siento miedo. A veces, me duermo con el miedo de no volver a despertarme más. Siento que el cuerpo me está pasando factura”. Y agregó: “Quiero superar lo que pasó y estoy feliz de vivir para contarlo. Necesito pasar la página, agradecer que estoy acá y disfrutarlo”.

Tags

Compartí esta nota:

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − tres =

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore