Pantriste: Un caso de bullying que terminó en tragedia

Pantriste: Un caso de bullying que terminó en tragedia. Un adolescente que era hostigado en su escuela llevó un arma y comenzó a disparar, terminando uno de esos disparos con la vida de uno de sus compañeros.

Todo ocurrió el 14 de agosto del año 2000 cuando un  joven que cursaba el primer año del ciclo Polimodal en la Escuela de Enseñanza Media Nº9 de Rafael Castillo, del partido bonaerense de Almirante Brown, mató a un compañero en la puerta del colegio e hirió a otros. El fatal desenlace se habría dado por “estar harto de las hostilidades y cargadas” que recibía. En los distintos medios la noticia e historia del hecho fue nombrado como “pantriste”, apodo que le habían puesto a Javier Ignacio Romero, de 19 años, por su presunta semejanza con el protagonista de la película del célebre historietista Manuel García Ferré, estrenada en las vacaciones de invierno de ese año. El personaje del dibujo animado era un joven apocado y melancólico.

Luego de atravesar un proceso de juicio oral, el autor de los disparos fue absuelto dado que según los peritajes no comprendió la criminalidad de lo que había hecho. No obstante, se consideró que constituía un riesgo para sí y para terceros, por lo que se ordenó su internación. Pasó por cuatro cárceles comunes y un neuropsiquiátrico hasta que, a finales de 2018, un juez dispuso su liberación

Pantriste: Un caso de bullying que terminó en tragedia
Escuela de Educación Media N°9

Fue este episodio el que visibilizó en la sociedad argentina la violencia psicológica en las aulas de las escuelas a la que eran sometidos muchos de sus alumnos a mano de sus compañeros. Muchos organismos estatales y privados se vieron conmovidos por el trágico suceso y comenzaron a trabajar la palabra bullying, un término inglés que hace referencia a los reiterados casos de hostigamiento que hacía tiempo formaban parte de la vida cotidiana en las escuelas. La tragedia sobrevino en un particular contexto de desestructuración institucional e inequidad, en simultáneo con la ruptura de imaginarios ligados a la familia y a la escuela misma.

Este hecho puede ser visto como premonitorio de la masacre de Patagones. Cuatro años después de este caso, Juniors otro pibe en primer año del polimodal, disparó 13 tiros con la pistola reglamentaria de su padre, oficial de la Prefectura, y mató a tres compañeros e hirió a cinco, dentro del aula, en la primera hora de clase en la Escuela Media N°2 Islas Malvinas, de la ciudad más austral del territorio bonaerense.

Estos trágicos sucesos abrieron un arista más en las problemáticas a tratar como sociedad y más precisamente dentro del sistema educativo, es por ello que comenzaron a realizarse distintos relevamientos, jornadas, congresos y hasta se han llegado a aprobar leyes que tratan y estudian en profundidad las razones y consecuencias del acoso y hostigamientos dentro de los centros educativos.

Se aprobó la ley de Promoción de la Convivencia y el Abordaje de la Conflictividad Social (ley N° 26.892) que, entre otras cosas, creó el Observatorio de Violencia Escolar del Ministerio de Educación–; se elaboraron protocolos y se anunciaron programas específicos.

A pesar de todas estas acciones llevadas a cabo por distintos organismos, lamentablemente el fenómeno del bullying sigue tan presente en las instituciones educativas y se extiende a otros ámbitos de esparcimiento juvenil, traduciéndose en distintos tipos de violencias. Las situaciones de maltrato, burla, estigmatización, aislamiento y discriminación entre alumnos solo tuvieron un freno a partir de la cuarentena dispuesta por la pandemia de coronavirus.

Pantriste: Un caso de bullying que terminó en tragedia
Juan Ignacio Romero concedió un reportaje a Soledad Silveyra en un pabellón psiquiátrico del sistema penitenciario; la entrevista fue emitida por Telefé en 2008

Los disparos y la muerte

En el mediodía del 14 de agosto de 2000, cuando los alumnos del ciclo Polimodal en la Escuela de Enseñanza Media Nº9 de Rafael Castillo terminaban su jornada escolar, abandonaban las aulas de manera bulliciosa como era de costumbre. El joven de 19 años se hizo parte del alboroto y caminó hasta el medio de los alumnos que iban camino a la salida y fue allí cuando se escuchó la frase que desencadenaría la ira de Romero.

–¡Ey, Pantriste! –le gritaron desde afuera.

El chico se detuvo junto al portón de entrada del establecimiento, giró y extrajo de la mochila un revólver calibre 22. Aferrado con sus dos manos al arma comenzó a disparar.

Varios de sus compañeros  aseguraron que antes de apretar el gatillo, Javier lanzó, en un alarido: «¡Ahora me van a respetar! ¡Los voy a hacer mierda!».

Los jóvenes comenzaron a disparar y tratar de cubrirse y no ser alcanzado por las balas pero dos de ellos fueron heridos. Mauricio Ariel Salvador, de 16 años recibió un impacto que perforó el cráneo; terminó desplomado junto a uno de los pilares que sostienen la reja. A Gabriel Alfredo Ferrari, de 18, un proyectil le raspó el cuero cabelludo, sobre la oreja derecha. Salvador, Ferrari y Romero cursaban juntos en la división 1° 2° del Polimodal.

Cuando terminó de ejecutar los disparos, Romero salió corriendo y fue hasta la casa de su hermana mayor, Ramona, donde paraba de lunes a viernes para ir al colegio, ya que le quedaba más cerca.  No dijo ninguna palabra de lo ocurrido, almorzó normalmente como todos los días y se acostó a dormir. Por la tarde, la madre, Luisa Gómez junto con una comitiva policial lo detuvo y lo trasladaron a la comisaría 5ta.

El único muerto fue Salvador, que a pesar de haber llegado con vida al Hospital Arturo Oñativia, donde llevaron a todos los heridos, su cuadro empeoró y fue trasladado al Hospital Fiorito, de Avellaneda, donde falleció tres días más tarde.

El arma que uso Romero pertenecía a la madre, que la había adquirido de manera legal como una defensa ante los hechos de delincuencia que se vivía en la época. La misma fue secuestrada por la policía, quien la encontró escondida en un colchón de la casa de su hermana.

Vero eos et accusamus et iusto odio dignissimos ducimus qui blanditiis praesentium voluptatum deleniti atque corrupti quos dolores et quas molestias excepturi sint occaecati cupiditate non provident
Lexie Ayers
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur.

The most complete solution for web publishing

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.

Share this post:

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − 13 =

Category
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit eiusmod tempor ncididunt ut labore et dolore magna
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore