Luca Prodan: Se cumplen 34 años de su muerte

Luca Prodan: Se cumplen 34 años de su muerte. El músico ítalo-escocés Luca Prodan, falleció hace 34 años, en la madrugada del 22 de diciembre  de 1987, poco después de dar un show junto a su banda Sumo en la cancha de Los Andes.

Quien fuera a convertirse en hito del Rock Nacional desembarcó desde Italia en nuestro país a comienzos de los ochenta, convirtiéndose en poco tiempo en uno de los máximos referentes de la música nacional luego de  sacudir la escena under con su rebeldía, irreverencia y espontaneidad.

Luca Prodan quizás tiene una de las historias más nutridas de la música nacional con un estilo de bohemio como acostumbran aquellos artistas que han dejado su marca en el Rock. Es que el joven que llegó a Argentina allá por los ochenta traía consigo mucho aprendizaje de otras culturas musicales, había sido parte en Londres de una década rabiosamente punk en los 70 y contaba con estudios realizados en Escocia.

Lucas Prodan: Se cumplen 34 años de su muerte Su historia 

El músico nació en Italia, en el seno de una familia que proclamaba el arte como estilo de vida. Su padre, Mario Prodan, era un austríaco riguroso y aventurero, mientras que su madre, Cecilia Pollock, era una mujer de ascendencia escocesa e inquietudes artísticas. Ellos se conocieron en Pekín, donde Mario se dedicaba al comercio de arte chino, para posteriormente afianzarse en Roma como una familia acomodada desde el punto de vista económico.  

Luca asistió como pupilo al prestigioso Colegio Gordonstoun, el cual fue muy resistido por el joven por su rigidez y mostró firmemente su resistencia a la institución, fugándose varias veces. En las aulas se hizo muy amigo de un argentino de origen Escocés,  Timmy MacKern. 

Timmy y Luca  compartían gustos musicales por lo que a mediados de los 70 se instalaron en Londres, corazón del estallido punk. Al poco tiempo, MacKern debió regresar a la Argentina por la muerte de su padre dejando sólo a Luca, que en ese lapso formó su propia banda, Nuclear Heads.

El joven cayó en una etapa negra en su vida debido a su adicción a la heroína. Tuvo un coma hepático y sumado a la muerte de su hermana a causa de la heroína también, lo terminaron por hundir aún más en una depresión que se puede rastrear en futuras canciones: Lament, Like London, Teléfonos que suenan en habitaciones vacías, Heroin. Una carta de Timmy con una foto familiar de Nono, Córdoba, lo convenció de que otra vida era posible.

Su descubrimiento musical en Nono (Traslasierra)

Luca Prodan recaló en las inmediaciones de Nono, en el valle de Traslasierra, proveniente desde Londres, en 1980. Timmy MacKern, quien fuera compañero de aula en el instituto escocés le envió una carta con fotos de la localidad serrana donde estaba pasando los días junto a su esposa. Lo hizo con su madre que viajó a Londres, lugar donde estaba residiendo Prodan. Fue el argentino quién en su mensaje que cruzó el mediterráneo lo instó a venir a nuestro país, intentando sacarlo de la depresión en que estaba hundido. Días después recaló Luca en la casa de Timmy, en Hurlingham.

UATEH57XCFELBFKQAET3JOY7KM
Luca Prodan, a caballo y con abundante cabellera, buscando la paz espiritual que no tenía en Europa
FOTO: Diego Lima – LA NACION

Luca llegó escapando quizás de una muerte segura por el consumo de drogas y comenzó una nueva vida en Argentina, donde conoce al cuñado de Timmy, un marinero de buques y comparten unos primeros acordes musicales con unas viejas guitarras criollas.  que espera al final del camino de la adicción a la heroína. Allí permaneció un par días en los cuales conoce al cuñado de su amigo, Germán Daffunchio, un marinero de buques petroleros con quien empatiza rápidamente y comparte unos primeros acordes en unas viejas guitarras criollas. Posteriormente conoce a Alejandro Sokol, otra persona importante en la vida musical de Luca. 

Luego de un tiempo se instala en Nono y desde allí envió un cassette a modo de carta a unas amigas (Linda –su novia londinense- y Stephanie) a quienes les comentó lo contento que se encuentraba traslasierra, describiendo la región y sus principales localidades -Nono, Mina Clavero, Las Rabonas, etc.- y le pide a Stephanie Nutall, baterista, que viaje a acompañarlo porque necesita a alguien en sintonía para tocar con él. 


Fue en Nono donde comenzó la banda musical Sumo.  Allí compuso muchas canciones inéditas que fueron rescatadas por Timmy para la edición post mortem del fundamental disco Time, Fate, Love. Sumo irrumpió en el panorama del rock Nacional atravesado por una gran paradoja, es que mientras la guerra con Gran Bretaña, se prohibieron emitir las canciones en inglés por las radios y tomaría auge el Rock Nacional. 

Finalmente por el conflicto con Gran Bretaña su amiga tuvo que volver a Inglaterra y la banda quedó conformada por: Superman Troglio en batería, Roberto Pettinato en saxo, el bajo superpoderoso de Diego Arnedo, la soberbia primera guitarra de Ricardo Mollo y la rítmica de Germán Daffunchio.

NFPUHQEYYRFWFPMUOUXJRBQLFE
Andrea Prodan, Germán Daffunchio y Timmy McKern, en Nono, en la casa donde todo comenzó FOTO:
Diego Lima – LA NACION

Su muerte

Con tan sólo 34 años apareció muerto el líder de la banda Sumo en Alsina 451, donde residía. Dos días antes había tocado con su banda en el Club Los Andes. La causa de su muerte fue un paro cardíaco, como consecuencia de una cirrosis hepática. Fue enterrado en el cementerio de Avellaneda. 

Su muerte ocurrida hace exactamente 22 años en una casona de San Telmo no fue el verdadero final que un artista de su nivel era merecedor. Falleció en una profunda decadencia económica, en crisis con su banda y con el hígado minado de ginebra.

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + nueve =

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore