La moneda rusa cayó y vale menos que 1 peso argentino

La moneda rusa –rublo- cayó de manera categórica luego de los conflictos armados con Ucrania y tocó mínimos históricos de devaluación, y ahora vale menos que 1 peso argentino.

La devaluación de este lunes fue del 30% y en relación con el peso argentino paso a valer 0,98 centavos. Esta caída histórica de su valor se da en el contexto de la invasión a Ucrania y tras la contraofensiva de occidente a través de la desconexión de la red interbancaria Swift.

A pesar de la suba de alrededor del 2%  del rublo este martes, tras la estrepitosa caída del lunes, en el marco de la crisis financiera que atraviesa Rusia, sigue estando por debajo del peso argentino en relación de valores.

Luego de los diversos ataques armados lanzados por Vladimir Putin sobre Ucrania, el país recibió numerosas sanciones económicas que lo aislaron del mundo e hicieron que su moneda caiga de manera categórica. Según Infobae este martes, la moneda rusa experimentaba una suba de más de 2% y cotizaba a USD 96,80, tras el histórico desplome del lunes, cuando la divisa llegó a bajar hasta un 30 por ciento.

Un dato importante a tener en cuenta es la realidad del rublo, que en las últimas décadas se mantuvo por debajo del peso argentino debido a la transición de una economía socialista a una capitalista de mercado. Esto hizo que desde 2003 se encuentre por debajo de nuestra moneda, a pesar de la voluminosa inflación que tiene Argentina. Recién a partir de mediados de 2020 el rublo logró superar en valor al peso argentino hasta que el derrumbe que registró esta semana en medio de la escala bélica con Ucrania lo volvió a dejar por debajo de nuestra moneda.

https://g.co/kgs/YiwMNU

Acciones que llevaron al desplome del rublo

Una de las principales acciones que derivo en la caída de la moneda rusa se debe a que las potencias occidentales decidieron durante el último fin de semana prohibir las operaciones del Banco Central ruso y expulsar a algunos bancos de ese país del sistema internacional Swift. Esas medidas provocaron una masiva fuga de capitales, situación que afecta la estructura financiera rusa.

Además la Bolsa de Comercio de Moscú permanecía sin operaciones este lunes y martes. Hasta el momento no se informó oficialmente cuándo retomará su actividad y como consecuencia de esto las petroleras Shell, BP y la noruega Equinor anunciaron que abandonarán sus posiciones en Rusia, mientras que bancos multinacionales, aerolíneas y fabricantes de automóviles también recortaron sus envíos al país.

Según el medio citado anteriormente el objetivo de las sanciones es hacerle pagar a Putin un alto costo económico e interno y convertir a Rusia un “paria financiero internacional”, desactivando la operatividad de los bancos rusos y “desarmando” al Banco Central, conducido por Elvira Nabiulina, una economista y asesora de la máxima confianza del líder ruso.

La idea es que al no poder comprar rublos de otros bancos centrales, la moneda rusa colapsará, aumentará la inflación y se complicará la situación interna de Putin.

Nuevas medidas del Banco de Rusia

El gobierno comandado por Vladimir Putin implementa nuevas medidas como la suba de tasas de interés al 20%, cierre de la operativa bursátil y controles de capitales para inversores extranjeros.

Compartí esta nota:

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − quince =

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore