martes, octubre 26, 2021
martes, octubre 26, 2021
InicioactualidadEn pocas horas comienza el año 5782

En pocas horas comienza el año 5782

Información extraída de la agencia Telam

Como ocurre cada año, la comunidad judía celebra el comienzo de un nuevo año. Hoy al atardecer se celebrará el año 5782.

Se la llama Rosh Hashaná o, traducido al español, cabeza de año. “Rosh Hashaná no se centra en el año por venir, sino en el año que estamos dejando atrás. Y nos preguntamos: ¿Qué sucedió en el año que se va? ¿Quiénes fuimos este año?”, comentó el seminarista Sebastián Hochstein.

Desde este atardecer la comunidad judía abre el ciclo de perdón y arrepentimientos sobre los pecados del año que termina. Esta reflexión termina el décimo día con la celebración Iom Kipur o Día del Perdón.

El día del perdón consiste en 26 horas de ayunas, donde comer y beber está prohibido.
La fecha esta relacionada con el día en que Moisés bajó con la tabla de los diez mandamientos: en ese momento, cuando Moisés bajó del monte Sinaí, se encontró con el pueblo judío/ hebreo haciéndole ofrendas. El portador de las tablillas se molestó y volvió al monte para pedir perdón, el cual fue concedido al décimo día.

El rabino Marcelo Bater, explicó a la agencia de noticias Telam que se trata de “una fiesta donde nos congregamos para rezar, pedir por buenos deseos y agradecer”, y destacó que “nos vuelve a tocar festejar al igual que el año anterior, en medio de la pandemia. Una pandemia que se llevó miles de vidas, que nos muestra nuestras mejores virtudes y defectos. Que de alguna manera nos desnuda como ‘seres humanos’ y que nos invita a una verdadera introspección, al igual que el año nuevo judío”.

El rabino agregó que en esta celebración “nos paramos ante Dios y nos miramos hacia adentro, el camino que recorrimos en el año que termina y el que queremos recorrer en el que está comenzando. Por eso cada día es una oportunidad”

La comunidad judía mira el año que comienza con esperanza. Daniel Goldman señaló que “la palabra esperanza tiene su raíz en la espera. Esta espera, a su vez, implica una disposición activa. La esperanza atesora siempre una fuerza que nos convoca a realizar acciones para que la existencia tenga una dinámica de cambio”, y observó “la sutil diferencia entre el ‘esperar’ y ‘aguardar'”, dijo Goldman. “El aguardar conlleva el hallarse en un rincón viendo como pasa la vida. Y permanecer en ese rincón sin que el espíritu pueda vislumbrar un crecimiento y una maduración, hace que esa vida sea tediosa, mediocre y alienante”, explicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × three =

- Advertisment -

Lo más visto